Leído 89 veces

Pg. 271

Debes curarles la depresión – repuso otro muchacho de larga cabellera rojiza – su hijo murió y parece que ellos también morirán de tristeza – agregó.

Antara apretó la mano de su hija pero Ilonti permaneció impasible. Ni siquiera una tormenta la hubiese derribado en ese momento.

Verduk quiso terminar aquello, entonces agregó:

Mis queridos niños, vosotros sois el futuro del mundo. De vuestra inteligencia depende que las armas sigan siendo piezas de museo y no generen destrucción ni muerte en nuestras razas, ni en nuestros pueblos.

A donde quiera que vayáis, debéis llevar esta consigna: “EL PODER CON NOSOTROS NO VA PODER”.

¡Repetidlo para que no lo olvidéis! – Exclamó subiendo aún más el tono de su voz.

Todos se pusieron de pie y repitieron la frase en voz alta.

El monarca hizo una inclinación y se retiró a su silla en medio de un caluroso aplauso.

La señora Zeiannia volvió al centro de la tarima para anunciar la primera presentación de la noche.

Ahora, señoras y señores: los niños de la escuela de ballet os deleitarán con su gracia y candor. El acto se denomina el vuelo de la mariposa y será interpretado en el piano por la princesa Ilonti, quien es nuestra invitada de honor.

La princesa se acercó al piano, al tiempo que todos aplaudían. Hizo una inclinación, luego se sentó y comenzó a teclear suavemente mientras los niños iban saliendo para tomar cada uno su lugar. Doce niñas y doce niños de cinco y seis años con trajes que emulaban a las mariposas, todos ellos adornados con piedrecillas y flores que brillaban con luces de muchos colores, comenzaron a bailar al ritmo de la música interpretada por las delicadas manos de la princesa. Cada nota expresaba felicidad y emoción tanto que el público se sintió invadido y comenzaron a aplaudir al son de la canción. Se pusieron de pie para cantar, aunque no estaba previsto. Ilonti también cantaba con una expresión radiante en su rostro, tanto que sus padres intercambiaban miradas de dicha pues hacía mucho tiempo que no la veían sonreír.

La presentación terminó y todos aplaudieron efusivamente. La maestra anunció el siguiente punto del programa, la entrega de los pergaminos a cada estudiante por su graduación. Los mismos serían entregados por los monarcas y la princesa.

Uno a uno fueron pasando los estudiantes a la tarima para recibir su pergamino el cual se titulaba “La Generación de la Excelencia” impreso con letras de plata, en la parte inferior el nombre del alumno y el símbolo de Trimeka grabado con hilos de rubí.

Sumisaini fue el último en recibir su pergamino de manos de Ilonti.

Gracias princesa – le dijo sonriéndole complacido – fue una excelente presentación. Eres una gran pianista – declaró con su mejor sonrisa.

Te lo agradezco – dijo la princesa devolviéndole la sonrisa.

Espero que alguna vez vengas a mi país y nos deleites con una presentación – sugirió el príncipe.

¿Es una invitación? – Interrogó ella.

¡Sí, claro que lo es! ¡Sería maravilloso tenerte en uno de nuestros eventos! – Exclamó entusiasmado el joven.

Facebook Comments

+ -
×