Leído 92 veces

Pg. 134

Ella se deshizo bruscamente del brazo que la sostenía. Levantó su espada y le asestó un golpe al guerrero, pero él, muy hábilmente logró esquivarlo.

¡A pelear! – Gritó la rubia.

Sus soldados se abalanzaron contra los demás guerreros comenzando así la batalla.

Anfoglei y Fenitki se dedicaron a pelear entre sí, mientras Scioranfes derribaba fácilmente a los murciélagos que osaban enfrentarlo. Tanisha y Morlaino dieron de baja a otros dos. La muchacha morena tenía una herida en un brazo, pero continuaba sin vacilar.

El señor  Ztziermina se enfrentaba con todo su valor a seis soldados quienes, sabiendo que el anciano pertenecía a la antigua dinastía y tenía fama de indestructible, unieron fuerzas para acabar con él.

 

ENCUENTRO   INESPERADO

 

El abuelo Roraini, su nieto, y Silenmao se dirigían a su escondite, aunque iban decididos a volver a su país, cambiaron de idea. Habían escogido una pequeña villa en Trimeka, pues si volvían a su país serían capturados por los Falgorat, los cuales se empeñaban en apoderarse del talismán y no iban a decirles en donde lo habían ocultado.

Muy pronto pasarían por la fortaleza de las piedras de ébano. El anciano le explicó a su nieto, que allí habitaban los espíritus de los ancestros, los cuales se reunían en determinadas épocas del año, para llevar a cabo rituales y ceremonias como los que practicaban cuando habitaron aquella región.

Leí algo sobre eso – dijo Sumisaini – ¿todavía cortan cabezas? – Preguntó.

Pues si alguien se acerca a ese lugar, corre el riesgo de perderla – afirmó muy convincente el abuelo.

La libélula sobrevolaba el monumento a poca altura. Desde arriba se veía la batalla, escuchándose el sonido de las espadas y los gritos de los contrincantes.

Roraini le pidió a la libélula que los dejara cerca de la fortaleza para averiguar quiénes eran los intrusos que se atrevían a profanarla. El insecto del tamaño de un pterodáctilo los dejó a algunos metros de allí, detrás de un enorme árbol. Ellos le agradecieron con una reverencia y ella se marchó de regreso a los bosques Angior.

Facebook Comments

+ -
×